Trabajadores/as en Condiciones de Precariedad e Informalidad

publicado el 13/03/2015 a las 11:17 .

1. En las Américas, los problemas económicos sociales estructurales y las nuevas formas de producción y organización del trabajo, han sido convergentes con una tendencia hacia la precariedad e informalidad laboral, amenazando los avances logrados históricamente respecto a la protección de las/os trabajadoras/os. Esta tendencia se concreta a través de la aparición y/o proliferación de numerosas modalidades de empleo atípico, tales como los contratos de plazo fijo y otras formas de trabajo temporario, modalidades contractuales tercerizadoras, mediante subcontratación de empresas y utilización de agencias de trabajo temporario, así como de trabajadores autónomos económicamente dependientes, trabajo sin salarios en empresas formales y casos extremos de trabajadores que pagan por trabajar.

2. Frecuentemente estas formas de contratación ocurren a través de simulaciones, fraudes o relaciones laborales disfrazadas de auto-empleo, contratos independientes y trabajos autónomos, de manera que los empleadores burlan la regulación laboral, de seguridad social y sus obligaciones fiscales. Llamamos la atención ante la nueva modalidad de precarización e informalización laboral, denominada “economía gig”, posibilitada por nuevas tecnologías de comunicación que promueven una severa mercantilización del trabajo y la desaparición de los vínculos entre el trabajador/a y el patrono. La CSA declara su oposición y rechazo al uso de los sindicatos dentro de las estrategias de utilización de relaciones laborales disfrazadas, como los contratos de protección patronal y los falsos contratos sindicales.

3. Esta realidad demanda del sindicalismo de las Américas que incida para que los gobiernos nacionales desarrollen políticas públicas integrales y adecuadas que atiendan las particularidades laborales de cada situación, para avanzar en una verdadera inclusión social y trabajo decente efectivo para todas y todos.

4. La CSA defiende la necesidad de identificar todas las formas de fraude laboral y reconocer las actividades como “trabajo” y la relación “empleador-empleado” de manera que el empleador asuma sus debidas responsabilidades. Ratifica el compromiso en la defensa de la extensión de derechos a todos las/os trabajadoras/os independientemente de su status laboral, tanto en lo que concierne los derechos individuales (salario, jornada laboral, condiciones de trabajo dignas, etc.) como a los derechos colectivos (libertad sindical, huelga, negociación colectiva, etc.), dando especial atención a las mujeres, jóvenes, indígenas, afrodescendientes y trabajadoras/es migrantes,

5. La CSA y sus afiliadas continuarán trabajando de manera integral desde sus respectivas áreas y secretarias en dos líneas: promover estructuras sindicales hacia la organización e inclusión de estos colectivos de trabajadoras/es, lo que requiere atender aspectos específicos de las dimensiones etarias y de género, así como continuar incidiendo en políticas públicas inclusivas de trabajo digno en el marco del desarrollo sustentable.

6. La CSA ratifica su compromiso de garantizar la defensa de los intereses de los colectivos de trabajadoras/es en situación de precariedad e informalidad para que se avance efectivamente hacia el trabajo en condiciones dignas. La reciente aprobación de la Recomendación 204 “Transición de la Economía Informal a la Economía Formal” en la 104 Conferencia de la OIT en junio del 2015, representa un desafío para el movimiento sindical en la lucha para su efectiva implementación.

RESPONSABLE POLÍTICO:

Laerte Teixeira

laerte.teixeira@csa-csi.org

RESPONSABLE TÉCNICO:

Isamar Escalona

isamar.escalona@csa-csi.org

SITEMAP