Posicionamiento del Sindicalismo de las Américas frente a las conclusiones de la COP22

publicado el 25/11/2016 a las 09:31 .

La COP22 finalizó el pasado 18 de noviembre con un gran avance desde la perspectiva sindical, comoIMG_9281 fue la creación de un grupo de expertos técnicos sobre Diversificación Económica, Transformación y Transición Justa en el Trabajo, que tendrá un día de actividad dedicada a cada eje, durante la reunión que tendrá lugar en Bohn, en mayo de 2017. Otro punto importante es que, por primera vez en la historia de la participación sindical en los espacios de la ONU, los sindicatos (por medio de la CSI) fueron citados en un documento oficial. Un gran avance de los/las trabajadores/as, que finalmente tuvieron reconocimiento como agentes activos del debate.

Por otro lado, la temprana entrada en vigor del Acuerdo de París, que tal vez no fue prevista por muchos de los negociadores, y la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales en EEUU, han aportado elementos adicionales (o excusas) para implantar un clima de incertidumbre para la definición de los temas clave, como el financiamiento, aumento de la ambición para la mitigación del período pre y post 2020, el equilibrio de la financiación para la adaptación y la mitigación y los compromisos de capitalización de los fondos.

La suma de esos elementos ha proporcionado una COP donde muchos de los gobiernos querían sacar de sus espaldas la responsabilidad de la aplicación de las contribuciones nacionales determinadas (CND o NDC, pos sus siglas en inglés) hasta que tener garantías de financiamiento para sus acciones.

IMG_1734En ese sentido muchos países han defendido abiertamente el protagonismo de la iniciativa privada a través de Alianzas público-privadas, principalmente para llegar así a los 100 mil millones de dólares anuales del Fondo Verde para el Clima. Como sabemos, la participación privada en el fondo no se trata de filantropía ambiental, lo que a su vez ha implicado un escenario donde el debate sobre la financiarización de la Naturaleza era uno de los temas más comunes en las actividades paralelas realizadas durante la COP. En otras palabras, significa que la COP también fue una gran feria de negocios.

Frente a esta coyuntura, la CSA defiende que la implementación de las CND deben estar garantizadas por fondos públicos y, que los países que han contribuido históricamente al cambio climático sean principalmente los que deben asumir sus respectivas responsabilidades.

Entendemos también que las CND deben ser inclusivas y democráticas, asegurando una transición justa hacia una economía de bajo carbono, respetando y garantizando el trabajo decente a los/las trabajadores/as y los derechos humanos en las comunidades. Solamente con una amplia participación social, incluyendo los sindicatos, podemos llegar a un modelo eficaz y rápido de desarrollo sustentable.

La Plataforma de Desarrollo de las Américas (PLADA) y la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo, se presentan como dos frentes concretos de propuestas y acciones llevadas a cabo por la CSA, sus afiliadas, organizaciones fraternas y aliados como respuesta frente a esos desafíos.

Por último, fue positivo e importante saber durante la COP que los países reconocen que una acción urgente es necesaria, pero reivindicamos que es necesario garantizar que dicha urgencia no sea usada para privilegiar los intereses del capital.

Por eso reafirmamos que son los países desarrollados (y no la iniciativa privada) los que deben garantizar a los países en desarrollo los medios para que puedan alcanzar una posibilidad concreta de acceso a nuevos y mejores empleos, las energías renovables y las nuevas tecnologías. Solamente así será posible alcanzar las metas de los ODS y los objetivos del Acuerdo de París.

IMG_2534

 

Noticias Anteriores

SITEMAP